Bilbao BBK Live 2017: mi experiencia.

Un año más he subido a Kobetamendi para asistir a nuestro festival, al que tenemos al lado de casa. El cartel de este año no me emocionaba lo suficiente pero lo afrontaba con muy buena actitud.

Para mí el Bilbao BBK Live no es un festival cualquiera, he pasado por varias fases de amor-odio a lo largo de los años, pero éste me he sentido muy orgullosa de que Bilbao tenga un festival así.

El recinto es espectacular, el enclave natural lo hace particularmente especial y la ambientación de este año ha superado con creces cualquier expectativa. Todo ha estado cuidado al detalle y se notaba el mimo y el cariño con el que se han hecho las cosas.

LogoLicious_20170712_191820

Cartel de este año 😉

El jueves a mediodía dio el pistoletazo de salida un concierto sorpresa en la Sala BBK de la Gran Vía, todos los años suelen ser homenajes y en esta ocasión le tocó el turno al gran Bowie de la mano de la banda londinense Absolute Bowie. Disfrutamos rememorando temas míticos como Space Oddity, Starman, Heroes… y nos transmitieron muy buena energía.

Y llegó la tarde del jueves, con nuestra pulsera puesta desde el día anterior (para evitar colas) y un tiempo buenísimo nos encaminamos prontito ya que teníamos muchas ganas de ver a Rufus T. Firefly, unos rockeros de Aranjuez que han hecho una obra maestra como quinto disco: Magnolia.

Me llamó la atención lo bien que se escuchaba el escenario principal. Disfruté de este concierto y sentí mucho que no hubiese sido un pelín más tarde…

Después de entrar en calor con un intenso directo, me recorrí el recinto para disfrutarlo a plena luz del día, como os decía antes, este año me ha parecido impresionante todo el trabajo que han realizado. Desde el diseño del cartel por parte de Ricardo Cavolo y la pulsera a juego del mismo pasando por toda la decoración del festival. Podemos decir que han llevado el Universo Cavolo a su máxima expresión.

A la entrada del recinto unos tipis preciosos te daban la bienvenida, en el escenario principal (a mí me ha parecido incluso más grande que en otras ediciones) unas llamas impresionantes daban color y un cielo estrellado te hacía soñar…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, otro punto a favor es que si comprabas el abono del próximo año te daban una pulsera para el Experience 2017-2018 que podías disfrutar durante el festival.

Tenías acceso al Txoritoki, una estructura (no demasiado apta para los que sufrimos un poco de vértigo) que ofrecía unas vistas sensacionales del festival y todo Bilbao. Además, una terraza junto a la zona Vip del escenario principal con una gran pantalla y zona relax, una barra en la que podías pedir la bebida con descuento (de esto me aproveché bien), unas cabinas para dejar las cosas y cargar el móvil y un “live art” en el que Ricardo Cavolo pintaba un mural diferente cada día del festival.

Me ha parecido una experiencia muy interesante para los que siempre compramos el abono por adelantado a ciegas, gusta que te premien y se acuerden de tí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Respecto a la comida creo que este año ha sido el que mejor repartido ha estado el tema. Tenías opciones de todos los tipos imaginables, desde los típicos bocadillos al sushi pasando por sandwiches de masa madre o hamburguesas con productos ecológicos. Una gran variedad acorde a todo tipo de gustos y para no repetir durante los 3 días que dura el festival. Asimismo, tenías los puestos cerca de los escenarios.

Igualmente quiero destacar el tema de los baños, había una gran cantidad de los mismos muy bien distribuida, siempre limpios, con papel higiénico y sin colas!!!

Los chicos de Atakontu estuvieron los 3 días serigrafiando cientos de camisetas y ropa interior de Skunkfunk con una sonrisa en la cara! Bravo por ellos! y por las camisetas molonas que me traje a casa 😉

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y con todo bajo control nos fuimos a ver a Cage The Elephant, unos estadounidenses muy enérgicos, tanto que el cantante comenzó trajeado y terminó prácticamente sin nada. No les había escuchado apenas, un par de temas a lo sumo, así que me limité a disfrutar lo bien que sonaba.

De ahí nos fuimos a ver a Sundara Karma, unos chicos ingleses que hacen indie pop, sus temas divertidos y animados nos hicieron saltar y bailar. Escuchamos los 5 ó 6 primeros temas (que, casualidad, eran los que conocíamos) y nos fuimos a ver a The 1975. Esta banda de rock de Manchester lleva unos 5 años en los escenarios y se nota de dónde son en lo que hacen. Más que correctos, nos dejaron muy buen sabor de boca para afrontar el cabeza de cartel de la noche.

Depeche Mode, escuchas opiniones que dicen que no estaban a la altura del primer nombre en mayúsculas del día porque los británicos ya han venido en varias ocasiones a este festival y ya les tenemos muy vistos… por suerte para mí era la primera vez que podía deleitarme con ellos. Y no me defraudaron en absoluto, un rock eléctrico en el que con algún gran éxito intercalado (que todos esperábamos ansiosos) nos colaron sus temas nuevos con una actitud increíble. Muy grandes.

En cuanto terminó el concierto me fui corriendo literalmente a ver a Xoel López al escenario pequeñito de la entrada, llegué con el recital empezado y me dio rabia; aunque ya le haya visto en incontables ocasiones… Me considero una gran admiradora del trabajo de Xoel, para mí es uno de los mejores artistas nacionales que tenemos. Tiene una voz preciosa, sus letras son concienzudas y tanto en acústico como con banda es una fascinación verle.

Sus actuaciones son emoción pura y es perfeccionista en los detalles, el jueves fue un momento mágico volver a escuchar canciones que hacía años que no tocaba en directo. Se me hizo demasiado corto…

Y terminamos la noche con Justice, me quedé de piedra cuando vi dos chicos en el escenario rodeados de altavoces gigantes pinchando música jejejeje. Yo les había escuchado en Spotify y había visto algún videoclip en Youtube, pero no sé porque me había hecho a la idea de que tocaban y cantaban en directo. Va a ser que no!

El despliegue era impresionante, decenas de altavoces con luces de colores, juegos de luces de neón, focos colgantes que giraban y cambiaban de posición continuamente… y música electrónica muy bailable. Me quedo con el buen rollo que tuvimos con toda la gente de alrededor, incluso en los parones que hicieron por algún fallo técnico, un espectáculo muy entretenido. Lo mejor para terminar la primera noche.

Os dejo algunas fotos de los conciertos del Jueves:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos recogimos relativamente pronto, para las cuatro estábamos en casa. Quedaba mucho por delante y no hay que quemar todos los cartuchos el primer día.

El viernes a mediodía bajamos al Arenal a ver a Rufus T. Firefly, sí, otra vez. Es que no podíamos no ir, así de simple. Y mereció la pena porque el bolo fue un pelín más largo que el día anterior y tocaron algún tema diferente 😉

Mención aparte para Julia Martín, batería incansable, de mayor quiero ser como ella.

LogoLicious_20170712_205407

Por la tarde subimos a por el segundo round para ver a Explosions in the Sky, una banda instrumental que te hace tocar el cielo. Si cierras los ojos prácticamente levitas. Cambiamos de escenario con tiempo para coger un buen sitio, es lo bueno de los conciertos tempraneros, para ver a Fleet Foxes. Es un grupo americano que hace indie folk. Les había escuchado bastante y tenía muchas ganas. Un directo virtuoso.

El segundo día iba muy bien, había empezado con tranquilidad y con Phoenix yo pensaba que me animaría más aún, pero no. Por lo que he escuchado a conocidos gustaron bastante, a mí personalmente me decepcionaron un poco. No obstante, reconozco que el cantante lo dio todo hasta el final. Tanto que lo alargó demasiado y otra vez a correr al escenario principal porque les tocaba el turno a The Killers.

Ay! Qué bonico es Brandon Flowers! Para comérselo con patatas o sin ellas vamos… 😉 Bromas aparte, el cabeza de cartel del día supo ganarse al público nada más salir. Empezaron fuerte con Mr. Brightside y Somebody  told me, gozamos con los temas míticos que todos esperábamos y pudimos escuchar el adelanto de su nuevo disco que sacan este año después de cinco años de sequía.

No nos importó el sirimiri, ni la afluencia, se notaba el sold out de ese día y sobretodo a esa hora. Aún así bailamos con sitio más que de sobra y espacio vital suficiente para todos. Era la primera vez que les veía en directo y me cautivaron.

De aquí fuimos directos a ver a Royal Blood, un dúo británico formado por un bajo y un batería. Es impresionante la fuerza de su música sin guitarra, rock en estado puro. Si ya estaba animada después del conciertazo anterior con estos chicos no dejamos de saltar durante toda su actuación. Una de las sorpresas de la noche y del festival.

Y para terminar la jornada con un broche de oro disfrutamos con Los Punsetes, una banda de indie pop. En sus puestas en escena destaca que Ariadna, la cantante, permanece inmóvil. Además sus trajes siempre son diferentes y llamativos, los diseña y cose ella misma.

Para mí, creo que éste fue el concierto más divertido en grado superlativo de todo el festival. Qué ganas tengo de volverles a ver!!!

Aquí van las fotos del viernes:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y a una hora prudencial nos retiramos… mi intención era bajar el sábado al Barco que salía desde Pío Baroja con música en directo desde las 12 hasta las 14 pero se quedó en eso, en una buena intención.

Y después de comer en casita tranquilamente y bien descansada me propuse hacer frente al último día con todas mis fuerzas hasta el final. Como no teníamos prisa porque hasta las ocho y veinte no tocaba Brian Wilson paseamos por el recinto, nos dimos una vuelta por los patrocinadores y nos llevamos muestras de champú, maquillaje, preservativos, patatas fritas para toda la noche, gorras, piruletas y todo lo que puedas imaginar… algunos hasta se atrevieron a montar en un toro mecánico. Yo me quedé con ganas de las clases de swing pero los horarios no me cuadraban bien 😦

Y nos acercamos a ver a Dellafuente & Maca. Unos artistas granadinos que mezclan flamenco, con rap, hip-hop, reggaetón (he tenido que buscar cómo se escribe) y electrónica, creo vamos… porque aquello sí que me dejó en shock. Y para mi asombro personal me gustó. Me gustó bastante vamos.

Creo que la actitud es importante y yo el sábado, después de dos días maravillosos a mis espaldas, tenía una actitud de platino como mínimo 😉 Por si os llama la atención el asunto os dejo un tema suyo:

Y con un chute de energía extra y unas ganas tremendas me acerqué hasta el escenario principal a eso de las ocho para coger buen sitio, estaba nerviosa de la emoción que sentía por poder ver a Brian Wilson presentando Pet Sounds con algunos de los Beach Boys.

Este señor es una leyenda viva y siempre recordaré el momento en el que sonó Sloop John B, mi mejor momento de todo el festival. Una supervivencia dura para un genio que ha tenido la suerte de ver recompensado su trabajo en vida.

Después de esto yo estaba casi rozando el nirvana y tranquilamente nos acercamos a vislumbrar desde lejos a Chk Chk Chk (!!!) una banda que desprende un buen rollo increíble, ya les había visto y son una apuesta segura.

Y de aquí a Two Door Cinema Club a los que tenía muchísimas ganas de ver. Los irlandeses nos hicieron bailar desde el principio hasta el final. Mezclaron sus temas más conocidos con los de su último disco y lo pasamos de cine.

Mención aparte para el “momentazo” que quedará perenne en nuestro recuerdo: al final del concierto con el tema What you know nos cayó el diluvio universal encima. Y en lugar de entristecernos la lluvia nos hizo fuertes!

LogoLicious_20170712_195548

Aquí ya había amainado y pude hacer una foto jejeje

Tan fuertes que nos fuimos a ver a Primal Scream y lo hicieron tan bien que nos asombraron a todos. Después de lo que habíamos leído sobre algunas actuaciones en las que el cantante salía un poco perjudicado y daba más el cante que otra cosa. Aquí nada de eso, rock a tope desde el principio hasta el final. Chapó!

Y llegó el turno del cabeza del cartel de día, Die Antwoord, a las 01.45 h. y con más miedo que otra sensación los ví desde una distancia más que prudencial. Son sudafricanos y hacen electro rap-rave, mucho ruido para mi gusto. La cantante demasiado estridente y aguda aunque el montaje visual que preparan es digno de ver.

Y nos fuimos a la carpa a echar el resto con el gran JotaPop Dj en la mejor sesión del festival para mi gusto personal jejeje. Terminamos con Marc de Dorian y su dj set. A eso de las 6 y media de la mañana decidimos que era buen momento para recogerse. 3 horas en una carpa llena a reventar de gente y buen rollo. Muy buen punto y final para el festival.

Fotitos del sábado:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta el año que viene querido BBK Live.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s