Concierto de Viva Suecia

Este sábado fuimos a Oviedo a ver a Viva Suecia en concierto. Viva Suecia es un grupo de música que según dónde leas referencias lo definen como pop-rock, indie rock, rock alternativo… a mí se me da fatal etiquetar a los grupos porque no soy una experta en nada, pero tengo claro que este grupo me encanta.

Les descubrí por casualidad gracias al grupo de Whats App que tengo con gente que he ido conociendo en festivales y conciertos y en el que compartimos música, entre otras muchas cosas. Alguien comentó que sonaban para un festival, al que al final no fueron, así que me quedé con las ganas de verles. Les empecé a escuchar a principios de 2016 y me engancharon con su disco La Fuerza Mayor del que os recomiendo temazos como Bien por tí, Los años o Palos y Piedras.

Actualmente se encuentran de gira con su nuevo disco Otros Principios Fundamentales que ha salido a la venta este mes de marzo y acaban de publicar el videoclip de A dónde ir, un temazo que también os dejo aquí:

Tocaban en la Sala La Salvaje , en el centro de la ciudad. No había estado en Oviedo hasta ahora y fue una pena que el tiempo no acompañase demasiado. Nos alojamos muy cerca de la sala que estaba prácticamente en el Casco Antiguo de la ciudad. El sábado llegamos después de comer y una vez instalados salimos a dar una vuelta.

Nos llamó la atención que para ser sábado estaba todo muy tranquilo, estuvimos en la calle Gascona, llena de sidrerías y nos tomamos unas sidras. El tema del poteo en Asturias no está nada mal, por 2,50 euros tienes una botella de sidra, que para dos personas da para unos 4 ó 5 culines como dicen ellos por cabeza. También estuvimos en un pub frente a la sala en el que tenían unas cervezas artesanas muy buenas y a muy buen precio. Había una terracita-jardín y al lado la fábrica dónde hacían la cerveza.

LogoLicious_20170313_200724[1]

Cuando llegamos a la sala nos llamó la atención su estética, al entrar hay un hall con una decoración curiosa en la pared y bajando unas escaleras la sala para los conciertos. Si te adentras en La Salvaje encuentras una decoración cuidada, un ambiente agradable y buena música. Nos gustó mucho el lugar.

En cuanto abrieron las puertas bajamos a esperar que Rafa (voz y guitarra), Jess (bajo), Alberto (guitarra) y Fernando (batería) saliesen a darlo todo. No se hicieron mucho de rogar y salieron a un mini escenario en el que si alargabas los brazos (y mira que los míos son cortos) les podías tocar.

Yo había visto a Rafa en un acústico él solo en el Matadero de Madrid el año pasado y a toda la banda les vimos en el conciertazo que dieron en el cámping del Sonorama el verano pasado. No nos defraudaron nada, al contrario.

Es una banda que tiene un directo muy potente, son cañeros y lo hacen muy bien. Se nota que están cogiendo experiencia, para mí, este concierto fue mejor aún que el de Sonorama. Su primer disco me gusta mucho, pero su segundo disco es alucinante. Se han afianzado y se nota muchísimo. Los temas están cuidados, las guitarras son potentes y la batería se sale. El sonido del disco es espectacular y su directo no te deja indiferente.

LogoLicious_20170313_200937[1]

Disfruté muchísimo, incluso se me hizo corto. Canté, grité, silbé, bailé, me reí… me encantó!!!

Cuando terminaron salieron a firmar discos. A Luis le firmaron la camiseta que se compró y a mí los set-list. Me había quedado uno y le di el otro a la chica que estuvo a mi lado en el concierto y a la que pisé ochocientas mil veces… pero me dijo que no se podía quedar (cosas de tener hijos adolescentes y tener que ir a recogerlos), que me lo quedase yo, así que aproveché para que me los firmasen todos 🙂

LogoLicious_20170313_200602[2]

Los cuatro son muy majos, muy cercanos, cariñosos y agradables. Estuvimos conversando un poco con ellos e instándoles a que pasen por Bilbao y nos fuimos a ver qué tal se nos daba la noche ovetense ;-p

Después de comer algo y pasar por unos pubs y bares interesantes tocaba retirada. Mientras caminábamos hacia nuestro hotel, unos metros antes de llegar, volvimos a coincidir con la banda en la puerta del suyo. Después de que apurasen sus cigarrillos y de una conversación interesante nos despidieron con un abrazo.

Y me fui muy feliz a dormir. Porque la buena música siempre me alegra el alma. Porque los buenos conciertos siempre me hacen quemar adrenalina. Porque la gente agradable me reconforta.

Aquí os dejo las citas que por ahora tienen cerradas:

Yo mientras esperaré que llegue la fecha del Contempopranea y del Low Festival para volver a verles 😉

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s